TRANSLATE THIS BLOG - TRADUCE ESTE BLOG

ALFALFA, USO TRADICIONAL

USO TRADICIONAL DE LA ALFALFA
USO INTERNO
Aparato Circulatorio
La alfalfa es rica en vitamina K, en forma de filoquinonas. Esta vitamina, también llamado factor antihemorrágico resulta necesaria para que el hígado pueda producir la hormona protrombina que interviene en la coagulación de la sangre. La falta de esta vitamina produce problemas de coagulación que se manifiestan en forma de sangrado, hematomas, etc. Además su riqueza en ácido ascórbico contribuye a la misma finalidad. El uso de esta hierba puede ayudar a resolver o mejorar problemas de coagulación sanguínea tales como:
Hematomas
Producidos por la acumulación de sangre como consecuencia de algún golpe o desarreglo corporal. Tomar una copita de zumo de alfalfa en ayunas.



Hemorragias Nasales
En caso de sangrando abundante y frecuente por la nariz (epistaxis). La ingestión de unos 50 gramos diarios (una copa) de jugo fresco de las hojas, repartidos en dos tomas, ayudará a detener el flujo de la sangre.

Hemorroides
Su uso puede ayudar a detener el sangrado de las hemorroides. Tomar 50 gramos diarios (una copa) de jugo fresco de las hojas, repartidos en dos tomas.

Heridas internas
ayuda a cicatrizar heridas internas, tomar una copita de zumo de alfalfa tierna en ayunas.
Sangrado Vaginal: Véase el apartado anterior de metabolismo.

Aparato Digestivo
La presencia de numerosas encimas favorece el proceso digestivo y permite una asimilación mayor de los alimentos. Las grasas son metabolizadas con mayor facilidad. Se ha comprobado que la inclusión habitual de brotes de alfalfa en las ensaladas mejora la salud de la pared estomacal, siendo de ayuda en caso de úlceras de estómago, acidez estomacal o gases.
La presencia de saponinas, unido a su riqueza en fibra reduce la absorción del colesterol en el intestino. Su riqueza en cumarinas, con propiedades antiagregantes, ayuda a evitar la formación de coágulos en las arterias, por lo que favorecen la prevención o el tratamiento de la arteriosclerosis. Tomar en infusión una cucharadita de planta seca por taza de agua durante 10 minutos. Tomar 2 tazas diarias. Añadir brotes de alfalfa a las ensaladas.
Su gran riqueza en vitamina C ha sido utilizada tradicionalmente para combatir problemas relacionados con la falta de esta vitamina. El uso de su jugo fresco o de sus hojas tiernas en ensaladas ha sido un arma eficaz para evitar el escorbuto. Esta propiedad podría ser aprovechada para mejorar los síntomas de ciertas enfermedades como la gripe o el resfriado.
En general, posee muchos minerales, proteínas y vitaminas que pueden ser muy útiles como tónico reconstituyente general. Puede ser utilizada en caso de debilidad general, convalecencias, delgadez, anorexia, falta de energía, cansancio intelectual, etc. Así por ejemplo, contiene mucho calcio y mucha vitamina D que resultan necesarios para prevenir o tratar las anomalías de los huesos en caso de osteoporosis, fracturas, etc. Su riqueza en hierro puede aprovecharse para el tratamiento de la anemia. La inclusión de brotes de alfalfa o las hojas tiernas de esta planta cocinadas como verdura dentro de la dieta habitual podría ayudar a combatir muchas de estas anomalías. Si no se dispone de la planta tierna, las infusiones de una cucharadita de planta seca por taza de agua durante 10 minutos producirán efectos positivos.
Aparato Urinario
Las propiedades antiinflamatorias y diuréticas de esta hierba son utilizadas para el tratamiento de las infecciones del aparato urinario en anomalías como la cistitis (inflamaciones de la vejiga urinaria), la nefritis (inflamaciones de los riñones), piedras en el riñón, prostatitis, etc.
Metabolismo
La riqueza de esta planta en aminoácidos y de minerales y vitaminas la convierte en un remedio muy interesante para las anomalías metabólicas. Entre todas las propiedades medicinales relacionadas con el metabolismo podíamos mencionar las siguientes:
Propiedades Diuréticas
Está bien probada la capacidad de esta planta de incrementar la eliminación de líquidos favoreciendo la curación o la mejoría de muchos trastornos metabólicos en los que la retención de líquidos juega un papel muy interesante: reumatismo, artrosis, gota, cálculos renales, diabetes, celulitis o edemas. Los aminoácidos arginina y asparagina, junto con los minerales potasio, calcio y magnesio y los ácidos ascórbico y cafeico son los principales componentes que realizan esta función. Beber diariamente 40 g de jugo de las hojas frescas; también una copa de zumo de alfalfa fresca y tierna en ayunas.

USO EXTERNO

Antiinflamatorio
Sus propiedades medicinales antiinflamatorias ayudan a reducir la inflamación causada por inflamaciones circulatorias en la artritis o artrosis; aplicar como una cataplasma de alfalfa sobre la parte afectada.
Hemostático
Puede utilizarse externamente para detener el flujo de la sangre de la nariz. Aplicar un algodón mojado con el líquido resultante de la infusión de una cucharada de planta seca por taza de agua; o para el tratamiento de las almorranas sangrantes. Realizar baños de asiento con el líquido de la infusión de planta seca.
Vulnerario
Utilizada externamente, puede aplicarse sobre las picaduras de abejas u otros insectos para disminuir la hinchazón y reducir el dolor. Moler un puñado de semillas y mezclarlas con agua hasta que adquieran una consistencia pastosa. Colocar en forma de cataplasma sobre la picadura.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Plantas que Curan